Hace días me preguntaban unos amigos, si podía darles un consejo de cómo lidiar con la gente tóxica del trabajo, y es que, no es que yo sea toda experta en el tema, más bien les llamó la atención que siempre estoy sonriendo, ¡si literal! con la sonrisa del maguito de los dulces sin importar la situación. Confieso que al principio no era así, también terminé llorando muchas veces en el baño y queriendo gritar hasta de lo que cada uno se iba a morir, pues llegaba al punto donde caía en sus traumas (porque al final eso es traumas); en fin, pero con el tiempo y la experiencia aprendes que siempre por los siglos de siglos te vas a topar con gente de todo tipo, como el típico big brother que parece que tiene ojos en todos lados, también está la víctima, la que siempre te querrá sacar información, haciéndose la sufrida porque medio mundo la ve o la juzga de rara.

Pues bien, a lo que nos truje chencha, mi método es súper fácil les dije, siempre imagino que es un cuento de hadas, donde yo soy obviamente la noble plebeya que después se convierte en princesa o la heroína de la peli, ja,ja,ja ¿Suena raro no? Pues bien, aunque no lo crean esto me ha funcionado hasta en los peores casos de clima laboral; pues cada día es un capítulo nuevo para mi pequeña “película laboral”, cada persona tiene su personaje, por ejemplo; nunca falta la típica venenosa a esa la llamo la bruja de Blanca Nieves o maléfica y es que es obvio, nada más están fregando para envenenarlo a uno y que muera ( O sea nos quieren hacer renunciar, o que odiemos a medio mundo como suelen hacerlo ellos) ja,ja,ja; bueno eso creen ese tipo de personas, pero también tenemos al típico príncipe encantador de shrek, ese que se las da de muy fregón para todo y siempre es el típico mamerto que ni en su casa quieren, o está Úrsula de la sirenita, la típica persona que se las de samaritana con medio mundo, pero ¡Ojo! es la friega quedito. Y bueno así como estos hay más, todo depende de cómo los quieras nombrar.

Así es como cada día, uno va agregando un capítulo nuevo e incluso va agregando personajes nuevos, es divertido porque llega el punto en donde literalmente los ves como el personaje, mientras ellos se la viven desgastando sus energías en molestar, inventar, hacerse los graciosos o los lindos; uno ya está por dentro riéndose de ellos, ¿Recuerdan la sonrisa que comente al inicio? Bueno ahí está la respuesta a la misma, y de verdad que esta técnica me ha funcionado perfecto, pues me ayuda a no clavarme en situaciones que la verdad llegan a dar flojera, y donde siempre terminan en el mismo drama. Al final los buenos o los menos fregados del cuento o película pues somos nosotros, porque de todo esto se divierte y se aprende a no caer en sus juegos, lo que si les puedo asegurar es que se hace más amena la bendita jornada laboral, y pues recuerden que como todo buen Godínez en algo nos tenemos que ocupar, ja,ja,ja. Es mejor ser creador de cuentos laborales, que ser un personaje más. No te enfrasques en cosas y personas que la verdad no tiene remedio, hay que agradecerles su presencia, pues podemos inventar un capítulo nuevo cada día, y bueno a nosotros los simples mortales, que no nos metemos con nadie y que si vamos a trabajar, nos queda mientras tanto pedirle Diosito que nos libre del malamen.

Posdata: recuerden de crear cuentos, películas, series, lo que ustedes quieran, al fin que personajes sobran y muchos… Y es así como logramos sobrevivir al clima laboral y sus villanos.

 

Posted by Anna Jaramillo

Soy LAE Y MRHYDL soy de San luis Potosí, México, ahí donde el águila paró y su estampa dibujó en el lienzo tricolor, soy amante de las enchiladas Potosinas, de la lectura y la música.

Deja un comentario