Es este año que 2001: A Space Odyssey (1968, Stanley Kubrick) cumple medio siglo de existencia y para conmemorar tal acontecimiento se han realizado proyecciones especiales en selectas salas alrededor del mundo de una edición sin restaurar en 70mm la cual fue primeramente presentada por el director Christopher Nolan en la pasada edición 71º del Festival de Cine de Cannes.

Starchild

Durante mucho tiempo, el público que ha visto esta película ha querido descifrar el enigmático clímax que se encuentra en el tercer acto de esta obra de arte. Como una opinión personal agregada a este texto, siento expresar que al momento de ver un largometraje o cualquier material audiovisual, es parte de la “magia” el que cada individuo tenga un sentimiento o emoción única respecto a lo que percibe.

En fin, dicho desenlace ha sido uno de los más discutidos debido principalmente a sus implicaciones filosóficas y existencialistas; es así como *SPOILER ALERT* la narrativa da paso a la cuarta parte del relato (Júpiter y más allá del infinito) una psicodélica secuencia que simula el viaje del Dr. David Bowman a través del cosmos para después “aterrizar” en la famosa escena del astronauta en una habitación decorada de forma muy estilizada.

Es a partir de aquí y hasta el final de la película que un amplio porcentaje de la audiencia no comprendía del todo respecto al desenlace dado para el personaje interpretado por Keir Dullea.

La negación del director estadounidense a justificar la conclusión de esta épica espacial fue rotunda desde su lanzamiento y se pensó que así había sido hasta su fallecimiento. Fue hasta hace un par de semanas que un video posteado en Reddit muestra grabaciones de audio realizadas por el periodista japonés Jun’ichi Yaoi, quién se encontraba realizando un documental respecto a los aspectos paranormales que rodearon a la filmación de The Shining (1980), pero que al final no se completó. Dichos audios fueron vendidos en eBay desde 2016 pero salen a la luz justo a tiempo para festejar el 50 aniversario de la película.

Es hasta el día de hoy que (para el público que quiera ser iluminado con la explicación de su creador) podemos afirmar que Dave es atraído por seres de luz y energía, entidades superiores a la inteligencia del ser humano. Son ellos quienes colocan a Bowman en este hábitat representado como un cuarto decorado al estilo francés renacentista, en el cuál disponen al astronauta ya que creen corresponde al significado adecuado de la belleza.

Vemos desde la perspectiva del protagonista que la noción del tiempo se pierde mientras ve su vida pasar en ese cuarto, como en un zoológico, hasta llegar a su propia muerte. El sujeto, al igual que en múltiples analogías y mitologías, renacerá en un nuevo ser y será enviado de vuelta al lugar de origen, dejando al espectador con la inconclusa idea respecto a lo que pueda ocurrir a su regreso.

Fuente: Esquire.com

Posted by Omar Herrera

Si mi vida se resumiera en una película, sería en una dirigida por Woody Allen. Licenciado en Ciencias y Técnicas de la Comunicación.

Deja aquí tu comentario 😎