Menú
Cine / Random Stuff

El Santo: Un Héroe del Cine

El cine mexicano, a lo largo de su historia, ha vivido de todo. Desde su gloriosa “Época de Oro” hasta su turbulento y oscuro mundo llamado “Cine de Ficheras”. Pero hay una etapa en especial que es mi favorita, una etapa que me atrapó con su magia desde la primera vez que lo vi, me refiero al cine de luchadores.

Hablar del cine de luchadores es trasladarse a esas historias fantásticas de hombres que luchaban contra las fuerzas del mal y que demostraron que se podía hacer en México verdadero cine de ciencia ficción. Hablar del cine de luchadores es hablar, sin duda, de su máximo exponente: El Santo.

El Santo

Hombres lobos, vampiros, momias y marcianos son algunos de los enemigos con los cuales El Santo tuvo que combatir para salvar el mundo. Sus películas siempre combinaban el suspenso y la ciencia ficción, logrando así un punto y aparte en la historia del cine mexicano. Las cintas protagonizados por “El Enmascarado de Plata” gozan del estatus de “culto” y diferentes partes del mundo y sin duda es un motivo de orgullo para todos los que amamos el cine.

El merito de las películas de El Santo radica en que se pudieron realizar excelentes trabajos cinematográficos a pesar del presupuesto tan bajo con el que contaban; basta con ver la escenografía de sus películas para darse cuenta que realmente se hacia un esfuerzo por sacar los proyectos adelante. Pero la magia de estas cintas es precisamente eso, lograba que la gente se olvidara del árbol de papel o la cueva de cartón; atrapaba al publico únicamente con la historia. Era un (super)héroe de carne y hueso, un luchador que no solo se enfrentaba a poderosos rivales en el ring, sino que también fuera de él; era nuestro protector y lo mejor de todo, es que era mexicano.

En aquella época, la lucha libre mexicana gozaba de una tremenda popularidad y todo ello contribuyó de que los directores y productores de cine voltearan a ver a los enmascarados para que protagonizaran sus historias. Fueron buenos tiempos aquellos en los que el Santo luchaba en mallas y capa contra un sin fin de villanos, aquellos tiempos donde nos sentíamos protegidos por esa deslumbrante máscara plateada.

Santo

Las películas de El Santo (junto a las de Cantiflas) siempre serán mis favoritas de todo el cine mexicano y admito sentir envidia de las personas que vivieron su época, que abarrotaron el cine cuando se estrenó alguna cinta y que fueron testigos de como un héroe del ring se convirtió en un héroe del cine.

Gracias Santo, por tu legado, por tu historia. Sé que desde el cielo, aun nos cuidas.

Si el Santo estuviera vivo, lloraría de felicidad por todo lo que su cine y personalidad han alcanzado.  Lorena Velázquez.

Aquí les dejo un pequeño homenaje a EL SANTO, EL ENMASCARADO DE PLATA.

 

No Comments

    Deja un comentario