Halt and Catch Fire: La serie que relata la evolución informática.

Hoy en día, la tecnología se ha vuelto parte importante pero a la vez cotidiana de nuestras vidas. Es común la comunicación a grandes distancias, la simulación a través de las consolas de videojuegos (casi definiéndose como una nueva realidad virtual), una vida diaria registrada en los diferentes entornos de redes sociales, la gran cantidad de información que recorre y se almacena en Internet, los diferentes formatos de computadoras personales, tabletas y teléfonos inteligentes, así como las empresas modernas que no podrían trabajar sin el uso de las grandes infraestructuras de redes y datos. Todo ello se ha vuelto habitual y normal para el ser humano.

Pero en el pasado se necesitaron décadas de evolución y no fue sino hasta la de los 80s del siglo XX que toda tecnología imaginada en la mente de los genios comenzó a dejar de verse como un sueño. Precisamente en esta época se sitúa la serie de televisión Halt and Catch Fire (nombre inspirado en una popular y ficticia instrucción en código maquina) desfilando ahí personajes y situaciones que hacen pensar como pudo gestarse toda esa evolución en la tecnología que reina nuestros días.

Halt and Catch Fire

Con dos temporadas en su haber, se trata de una serie original del canal AMC. Bajo la producción de Christopher Cantwell, Christopher C. Rogers, Jonathan Lisco, Mark Johnson y Melissa Bernstein, siendo una idea original de los dos primeros.

La historia nos hace retroceder en el tiempo, concretamente a 1983 y observar como un grupo de personas se van uniendo para ser un equipo de trabajo que se encargará de dar vida a la que podría ser una de las primeras computadoras portátiles de la historia. Donde un hombre competitivo ex empleado de IBM que se ve a sí mismo como un visionario hace uso de su habilidad para negociar y reclutar talento al proyecto, su nombre: Joe MacMillan (Lee Pace) quien trabaja para una empresa pionera en el mercado de productos electrónicos llamada Cardiff. Se logra ver como el personaje es capaz de sacrificar todo por ver realizado su sueño sin parecer importarle afectar sus relaciones profesionales, personales e incluso sentimentales.

Joe MacMillan

Se muestra una galería de personajes muy diferentes entre sí, especializados en alguna rama de la computación, por demás interesantes. Así entra en escena Gordon Clark (Scoot McNairy) el ingeniero experto en hardware de la empresa quien toma el reto de dar luz la novedosa computadora que desean crear. A lo largo de la historia se le muestra como un ser humano preocupado y ocupado en ser alguien que deje su huella en el mundo informático cuya esposa Donna Clark (Kerry Bishé) también experta en hardware sigue manteniendo sus deseos profesionales laborando en otra empresa. Con dos pequeñas hijas y los padres de Donna que no siempre ven con buenos ojos a Gordon, el matrimonio lucha por realizar sus sueños y mantenerse unidos.

Al proyecto se une una joven genio universitaria con habilidades para la programación a quien MacMillan se empeña en reclutar, se trata de Cameron Howe (Mackenzie Davis) acostumbrada más a la filosofía Hacker y con actitudes punks en su forma de trabajar (tanto que no logra una armonización en un principio con el equipo), es designada para programar el BIOS de la computadora y más adelante culminarla con un novedoso sistema operativo. Mantiene una agitada relación con Joe durante todo el proceso.

Existen personajes como Nathan Cardiff (Graham Beckel) un hombre negocios de edad adulta y fuerte carácter, dueño de la empresa, quien conforme avanza la historia mantiene dudas acerca de si su inversión es correcta debido a las extrañas y sospechosas estrategias de Joe MacMillan para llevar a cabo la realización del proyecto. Cardiff tiene en su hombre de confianza a John Bosworth (Toby Huss) un experimentado hombre de negocios que cree firmemente en el proyecto pero que termina viendo afectada su reputación profesional por llevarlo a cabo. Otros personajes interesantes son el grupo de jóvenes programadores de la empresa quienes retratan a la aun naciente cultura geek informática.

HCF

Conforme toma forma, avanza y termina la primer temporada se logran ver por completo los motivos, defectos y virtudes de cada miembro inmiscuido en el desarrollo de la Gigante de Cardiff, como es bautizada la computadora soñada.

Promo Cardiff

 

La segunda temporada representó transformaciones y cambios para cada personaje. Después de un final desconcertante e inesperado, cada quien intenta sacar adelante, no solo sus carreras sino la vida misma. Es 1985 y Joe MacMillan, quien en el pasado no dejaba ver su lado más íntimo abandona en un principio toda ambición que tenga relación directamente con la tecnología, encuentra una conexión especial en una persona de su pasado: la escritora Sara Wheeler (Aleksa Palladino) formalizando una relación sentimental y comprometiéndose, en el proceso conoce al padre de esta: el empresario petrolero Jacob Wheeler (James Cromwell) y una vez más considera seriamente regresar a la jugada.

En esta ocasión se logra ver a Gordon Clark primero disfrutando su retiro temporal de la profesión y luego angustiado, ideándoselas para no quedarse rezagado a pesar de las pruebas que le pone enfrente la vida. El “objeto tecnológico” en esta temporada (y que termina uniendo una vez más a todos) es la empresa desarrolladora de videojuegos para computadoras: Mutiny. Liderada por Cameron y Donna, va adquiriendo un desarrollo más allá de lo pensando en un principio, con el nacimiento de formas de comunicación nuevas basándose en la aún desconocida Internet, mostrando su potencial poder para el futuro. Se vuelve una interesante combinación de personalidades la de las dos jóvenes. La empresa es literalmente la casa de Cameron, donde los jóvenes programadores, ahora socios de la compañía naciente acuden a trabajar en un ambiente de total informalidad e igualdad que hace recordar a las filosofías laborales que actualmente adoptan muchos profesionistas del medio.

Otro personaje interesante es Tom Rendon (Mark O’Brien) quien después de un hackeo a Mutiny logra atraer la atención de todos, volviéndose más importante para Cameron conforme avanza la historia. Personajes como John Bosworth adquieren una mayor profundización y protagonismo al verlos intentar retomar su vida. Esta vez las relaciones personales, familiares y sentimentales se tornan más profundas todavía. Se cierra con un final que plantea un cambio de escenario: de Silicon Prairie en Texas a Silicon Valley en California.

La serie ha demostrado que el mundo de la tecnología ha sido forjado por mentes brillantes pero también demuestra la humanidad de cada uno, esto dejando claro que se trata de personajes ficticios que en muchos rasgos coinciden con los reales innovadores de la industria.

Con la colaboración de directores de la talla de Juan José Campanella (El secreto de sus ojos) o Karyn Kusama (Aeon Flux) y directores de series como Bates Motel, Daredevil o Mad Men, el tema musical de apertura del músico Trentemøller, composiciones de Paul Haslinger e impregnada con temas de artistas de la época como Duran Duran, The Clash, Talking Heads, New Order, David Bowie, Depeche Mode, Human League, entre otros; se recrea un ambiente que logra hacer sentir al televidente en esos años tan añorantes del siglo XX, además de la utilización de componentes de hardware, de telecomunicación, accesorios y computadoras realmente pertenecientes a los 80s.

No obstante, la emisión aún está en espera de ser autorizada para una tercera temporada a pesar de que ya se le compara en  ciertos aspectos y calidad con series hermanas como Breaking Bad o Mad Men. En conclusión, resulta un producto atractivo que si llega a durar más tiempo y se mantiene con la misma calidad podría volverse indispensable para todo aquel interesado en comprender la historia contemporánea, la evolución de las computadoras y las tecnologías afines.

Fuente fotografías: amctv.es, pats.kinja.com.

Fuente videos: youtube.com/users: Entertainment One UK, Series Every Day.

Total
2
Shares

Deja un comentario

Related Posts
Total
2
Share