Bakemono no ko o también conocida en su versión en el idioma español  como El niño y la bestia es una de las mejores películas de animación japonesa del 2015, no solo por su excelente historia, sino también cuenta con una buena animación.

La historia trata de un niño llamado Ren el cual tras la muerte de su madre, es acogido por sus nuevos tutores legales, debido a que no se sabe nada de su padre desde el divorcio, él los rechaza y huye. Enfadado con todo el mundo deambula por las calles de shibuya.

bakemono no ko 2

 

Por otro lado en el reino de las bestias hay una tradición que consiste que los grandes maestros pueden reencarnar en dioses , por lo cual ha decidido reencarnar en uno, sin embargo mientras toma su decisión de qué tipo de dios va a ser decide nombrar a dos sucesores  Iôzen un hábil jabalí muy popular entre las bestias y Kumatetsu un fuerte oso solitario el cual solo busca vencer a Iôzen, sin embargo para que Kumatetsu pueda ser un digno sucesor tiene que conseguir un aprendiz.

Un dia mientras Kumatetsu deambula por las calles del mundo humano se encuentra con Ren enojado y llorando entre varias bicicletas, tras una corta conversación y que Ren se diera cuenta que era una bestia decide preguntarle que si quiere ir con él, pero antes de escuchar la respuesta su acompañante lo hace que se retire, Ren aun sorprendido decide seguirlos hasta llegar al mundo de las bestias donde empieza a desarrollarse toda la historia.

bakemono no ko 3

Esta película del studio chizu (mismo que produjo películas como la chica que saltaba a través del tiempo y los niños lobo) es perfecta para pasar un buen rato en familia, es una película que puede entretener tanto a pequeños como a grandes , gracias a su gran trama la cual te hace encariñarte con los personajes de principio a fin e identificarte de alguna manera con ellos, además de que la historia tiene un toque de humor que conforme va avanzando se va volviendo compleja y va adquiriendo seriedad dejándote una gran reflexión de final.

http://www.studio-chizu.jp/



 

Posted by Eduardo

Deja un comentario