Los comunicólogos chambitas, más de 60 años de tradición.

Es curioso cómo al buscar la palabra comunicólogo lo primero que aparece en el motor de búsqueda Google son imágenes que, lo que dan a entender, es que un comunicólogo es igual a un todólogo, que todo lo puede y si no, lo inventa; pareciera que el comunicólogo no tiene claro cuál es su perfil, mezclando el concepto de comunicadores y comunicólogos.105t4e

Cuentan por ahí, que desde 1951, con películas como A.T.M.:!!A toda máquina!! [Título original: A.T.M.:!!A toda máquina!!. Dirección: Ismael Rodríguez. País: México. Año: 1951] y ¡¿Qué te ha dado esa mujer?! [Título original: ¡¿Qué te ha dado esa mujer?!. Dirección: Ismael Rodríguez. País: México. Año: 1951], existía un comunicólogo que andaba perdido, solo que él no sabía que lo era; el esposo de Doña Angustias, quien tenía siete empleos en un día, algo muy parecido con la realidad el día de hoy con estos profesionales de la Comunicación, pues hasta talento tienen para dedicarse a la comedia en vivo, del inglés stand up comedy; se supone que los comunicólogos pueden manejar cualquier tipo de situación que se les presente, algo así como los nuevos superhéroes sin historieta.tumblr_m0r8c1nlYN1qg2ze4o1_500La pregunta que nos deberíamos de hacer es ¿qué tipo de comunicólogos se están formando en las universidades? Con esa idea de que al salir a trabajar, no hay de otra más que ser chambitas, devaluando así el trabajo de un comunicólogo, y de paso inyectando a las nuevas generaciones con este concepto del desconocido e insólito “superhéroe de las chambitas”, creando una cadena donde el trabajo de estos es devaluado tanto en lo económico como en la competencia profesional.

Para los espartanos de la Comunicación nada es imposible, así que quién sabe, tal vez en unos años la situación de estos profesionistas y aprendices, pueda mejorar hacia una Comunicología posible.

Total
1
Shares

Deja un comentario

Related Posts
Total
1
Share