Menú
Música

El día que Hendrix mató a dios

Se cuenta que en 1966 Cream era la mejor banda de rock hasta el momento. Puede decirse que fueron la primer superbanda de la historia ya que estaba conformada por Ginger Baker, que era considerado el mejor baterista de jazz del mundo, Jack Bruce, el mejor bajista de blues del mundo y por último pero no menos importante, Eric Clapton, simplemente un dios de la guitarra.

Mientras esto ocurría en Inglaterra, a mediados de septiembre en Estados Unidos era descubierto un tipo hasta entonces desconocido. Mitad negro, mitad cherokee de nombre Jimi y apellido Hendrix. La persona que lo descubrió fue ni mas ni menos que Chas Chandler, ex-bajista de The Animals, que al concluir el ciclo de vida de la banda se dedicó a producir y  además descubrir nuevos prodigios ocultos.

Chas lo encontró en un club de Nueva York, un joven que tocaba en solitario en bares del lado oeste de Manhattan, que a pesar de no ser rico mi famoso, ya comenzaba a amasar un gran número de seguidores. Chandler al quedar sorprendido por la calidad técnica de Jimi, decide ofrecerse como su representante y además llevarlo a Inglaterra, cuna de la cultura pop y la música en esa época.

Hendrix aceptó con la condición de poder conocer a Jeff Beck y al mismo Clapton en persona, cosa que no fue difícil de cumplir, ya que eran amigos de Chandler. Una vez establecido en Londres, pidió ver a Cream en vivo y se dice que una vez ahí, Hendrix pidió subir al escenario para tocar con la banda. Cuando el staff se dio cuenta de que la petición era enserio, en realidad nadie sabía quién era el extraño que se atrevía a tocar con los dioses del rock. Bruce cuenta que lo invitaron al escenario para que interpretara “Killing Floor”, una de las canciones preferidas de Clapton por la dificultad que tenía; dicen que fue sencillamente impresionante: Hendrix tocaba como nadie había visto, maniobraba su instrumento en la espalda, con los dientes… y la gente se entregó a aquel tipo desconocido, Hendrix la tocó con excesiva facilidad.

Al ver lo que acababa de hacer Jimi, se dice que Clapton simplemente dejó de tocar, y abandonó el escenario muy nervioso por lo que acababa de ver. Chandler se acercó para preguntar si todo estaba bien, y Clapton de manera temblorosa encendió un cigarrillo sólo dijo: ¿Realmente es así de bueno?.

Hendrix simplemente estaba alegre por haber tenido la oportunidad de tocar con tres de los mejores músicos de la historia. Podría decirse que en este punto comenzó la fugaz carrera del que es considerado el mejor guitarrista de la historia. A pesar de haber muerto 4 años después, ese día siempre será recordado como el día en que Hendrix mató a dios.

 

About Author

Un "loco" más en este mundo de "normales".

No Comments

    Deja un comentario