Menú
Sin categoría

Abramović Pop

The Artist is Present - 2010

Marina Abramović define el arte performático como una disciplina que “tiene una estructura física y mental a la que el artista entra, en un tiempo y lugar fijados, frente a una audiencia. En este punto, el diálogo de energías comienza.” Profundo, ¿Eh? Eso es lo que dice en la web de su instituto.

Abramović tiene una historia larga con el performance, con una carrera que abarca desde finales de los años 60’s hasta la actualidad, atestiguado así con su exposición retrospectiva en el MoMA, en 2010. Podríamos aventurarnos a decir que es una de las figuras más prominentes del arte contemporáneo. Sus piezas son emotivas y crean un vínculo muy estrecho entre artista y espectador.

Rhythm 0 - Marina Abramovic

Rhythm 0, 1974

Pero Marina no es exclusiva de los museos. Este año posó, a la edad de 66, para la campaña de primavera de la marca francesa Givenchy. En enero de 2011, apareció en la portada de la revista ELLE Serbia. Podría decirse que esto es radicalmente opuesto a la postura expresada en su video-performance “Art Must Be Beautiful, Artist Must Be Beautiful”, de 1975. En tiempos recientes, la artista se ha aliado con figuras como Riccardo TisciJames Franco (con quien apareció en una portada para Uomo Vogue de Italia) y, quizá más sorprendente, Lady Gaga.

Givenchy y Marina Abramovic

Gaga, quien se encuentra en medio de la promoción para su nuevo disco, ARTPOP, protagonizó un video publicado apenas hace unas tres semanas, donde aparece totalmente desnuda mientras practica el llamado “Método Abramovic”. Esto se refiere a una serie de ejercicios diseñados para sensibilizar a quien los practique, acerca de su experiencia física y mental. La publicación de dicho video ayudó a que se superara la meta de $600 mil dólares requeridos para fundar el Marina Abramović Institute.

Mientras Gaga intenta legitimarse como artista asociándose con nombres respetados en el medio, gracias a colaboraciones como esta, Abramović aumenta cada vez su popularidad con un público que de otra manera no la notaría. ¿Todos ganan? Quizá. Es algo muy debatible y hasta intrascendente, pero al menos habrá que preguntarse si la carrera de Abramović se beneficia realmente de esta clase de publicidad, conduciendo a amantes del pop a descubrir el oculto mundo del arte (lo cual suena de verdad maravilloso), o si por el contrario, lo que aumenta no es el público de su obra, sino sólo su cartera.

No Comments

    Deja un comentario