Iniciamos este 2017 con una película de exorcismo simple y limitada.

“La Reencarnación” o Incarnate es una película de terror estrenada el año pasado que llega nuestras salas con la premisa de ser una película de exorcismo “diferente” y la verdad es que cumple a medias esto. Lo único que la hace diferente a las típicas películas de exorcismo es que el lado religioso queda a un lado por momentos y digo por momentos porque este elemento regresa en la recta final de la historia. En esta ocasión se opta por una explicación “científica” para aclarar todos los males del “poseído”.

Al estilo de “El Origen” , nuestro protagonista se introduce en la mente de las victimas y, con un tiempo limitado, trata de salvarlas escapando de todos sus miedos. La trama se presenta de manera sencilla y no va más allá. Después el protagonista (Aaron Eckhart) deberá lidiar con el caso de un niño poseído que le hará revivir viejos hechos que lo traumatizaron.

La película, como tal, es relativamente corta y plana, no ofrece un verdadero climax emocionante y su final intenta dar un “sorpresivo” giro argumental el cual resulta ser muy pobre y predecible. Realmente esta cinta no se esmera por explotar su premisa y se conforma con darnos un tercer acto con elementos ya vistos.

Otro aspecto negativo de la película son sus personajes que nunca logran trascender más allá de los diálogos, algunos incluso son limitados y son intrascendentes.   También hay escenas que rayan en lo ridículo debido a la mala actuación o lo pésimo que son los efectos especiales.

Así pues, sin más que decir, una mala película de terror para iniciar el año.

Posted by yash

Deja un comentario